sábado, 12 de mayo de 2012

A 15 años de la muerte de Walter Zagal

Hace 15 años fallecía víctima de un tumor cerebral Walter Zagal, histórico líder de Los de Abajo. Porque los hinchas también son parte importante de la historia del club, aquí recopilamos tres notas de la prensa de la época sobre el deceso de Walter.

El doctor Orózco le entrega un obsequio a Walter Zagal que
simboliza el apoyo de la Corfuch a los hinchas que vivieron
el infierno en la cancha de River, en Buenos Aires.
Walter Zagal, integrante fundador de la barra de la "U", no logró recuperarse de las secuelas dejadas por golpes que recibió en su cabeza y que lo obligaron a someterse a varias operaciones. 

La pasión por la "U", al final, acabó por llevarlo a la muerte. Porque tras meses de hospitalización en el "José Joaquín Aguirre", ayer falleció Walter Mariano Zagal, uno de los miembros fundadores de la barra "Los de Abajo".

Zagal, pese a los esfuerzos médicos, no logró recuperarse de las graves secuelas que le dejó un golpiza que sufrió por parte de hinchas ecuatorianos durante un partido de la Universidad de Chile con Barcelona, en Guayaquil, por la Copa Libertadores, en mayo del año pasado.

Walter, de 36 años, hijo del "Tata" (Adrián Zagal), también un conocido integrante de la barra azul, fue atacado con piedras y botellas por los enfurecidos fanáticos del equipo rival, enardecidos por la eliminación de Barcelona a manos de la "U".

A su regreso a Chile contó todo su drama: "No recuerdo mucho cómo caí, porque sólo recuperé el conocimiento cuando unos amigos me llevaron fuera del estadio".

Confiado en que era sólo una cosa pasajera, la alegría por la victoria de su querido "Bulla" lo hizo olvidar el dolor. A su regreso a Santiago sintió mareos, sin tomar muy en cuenta esta molestia. Incluso partió otra vez junto a "Los de Abajo" a Buenos Aires, para alentar al equipo en el compromiso con River Plate, el mismo donde los hinchas chilenos fueron apaleados por la polícia argentina.

El, felizmente, esta vez no recibió ningún golpe. "Si no, me hubiese muerto ahí mismo", confesaría después.

Pero, las consecuencias de las agresiones recibidas en Guayaquil ya comenzaban a minar su organismo. Al volver de Buenos Aires tuvo un ataque de epilepsia y debió ser internado de urgencia en el hospital "J.J. Aguirre". Se le detectó un tumor cerebral, siendo intervenido en tres oportunidades.

En ese verdadero calvario, batallando hasta sus últimas energías por su vida, tal como lo hizo tantas veces desde las tribunas de cualquier estadio donde jugara la "U", tuvo el apoyo de su familia, sus amigos de la barra, y especialmente del presidente del club, el doctor René Orozco.

El mismo lo reconoció cuando se encontraba internado en el pabellón de neurocirugía del centro asistencial antes nombrado.

Mostrando las cicatrices de su cabeza, donde se estrellaron los proyectiles lanzados por los ahora autores anónimos de su muerte, Walter dijo que "el doctor se ha portado como un rey. Por él sigo con vida".

En ese instante, su sueño era tratarse en Estados Unidos o Cuba. Y en eso estaba, tratando de conseguir los recursos para poder viajar. Pero, el tiempo para él terminó por acabarse, poniendo fin a su agonía. 

Hoy una camiseta de la "U" cubre su féretro con sus restos, velados ayer en la sede de los azules, en Campos de Deportes. Al mediodía, en el Cementerio General, se llevará su sentimiento hasta el infinito.
__________________________________________________________________________

El "Tata" es un personaje muy querido en la barra "Los de Abajo". El, Adrián Zagal, era el padre de Walter, a quien le traspasó todo su amor por la "U".

Resignado, al lado de la urna con los restos de su ser querido, este hombre curtido en las mil batallas de la vida, confesó que "la muerte de mi hijo le dará más fuerzas a la barra. El será nuestro baluarte".

Contó que la pasión de Walter por la "U" no tenía límites. "Fue él quien nos llevó a todas partes, cuando el equipo jugó la Copa Libertadores. Y muchas veces ocultó los golpes porque sabía que su madre no le permitiría seguir en el grupo".

Don Adrián no se arrepiente por haber alentando el fervor de Walter por la camiseta del "Chuncho". "La pasión y el sentimiento son 'bichos' que se pegan en el alma. Si a mí me dio hasta un infarto cuando la "U" ganó el campeonato en 1994".

"Mi hijo era un hombre sano, querido y muy correcto. Pregúntele al doctor Orozco. Ya han venido más de 800 personas a acompañarnos en nuestro dolor", contó.

Luego afloraron en el "Tata" palabras agradecidas. "El club hizo mucho por Walter, al que nunca dejó abandonado. Gracias al doctor Orozco vivió algunos meses más, porque si bien yo gasté mis ahorros, el aportó mucho más. También lo pudimos llevar a Estados Unidos, con unos pasajes que nos consiguió el diputado Alberto Espina, un hombre de la 'U'. Yo soy de izquierda, pero si él fuera candidato a senador, le doy mi voto".

Hoy, el "Tata" cumplirá el último deseo de su hijo: esparcirá sus cenizas en el Estadio Nacional y en la Ciudad Azul.
__________________________________________________________________________

Homenaje conmovedor

Un lienzo enorme daba la bienvenida a los asistentes al Nacional: "Walter... gracias por el legado". Era el tributo póstumo a uno de los fundadores de Los de Abajo, Walter Zagal, quien a mitad de semana falleció víctima de un tumor cerebral.

Universidad de Chile salió a la cancha y la fiel hinchada del "Bulla" no hizo ninguna de sus tradicionales manifestaciones de júbilo. No hubo humos de colores, petardos ni griterío. Silencio en Ñuñoa.

Por los parlantes se anunció un minuto de silencio en honor al caído, mientras el "Tata", padre de Zagal y miembro activo de Los de Abajo, esparcía las cenizas de su hijo en las graderías que siempre llenan los fanáticos del "Chuncho".

Los azules del codo sur guardaron sus cánticos durante 15 minutos -sólo agitaron pañuelos- y el halo de congoja estremecedor tiñó el primer cuarto de hora del duelo entre universitarios y penquistas.

El epílogo de esta ceremonia fue previsible y emocionante a la vez. Miles de gargantas irritadas y corazones heridos gritaron a todo pulmón: "Walter, Walter querido; Los de Abajo jamás te olvidarán...".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es muy aburrido leer tantas opiniones escritas por "Anónimo". Ponte un nombre o nick de manera de que sea más fácil contestarte. Gracias por tu comentario.