lunes, 2 de abril de 2012

El eterno sueño del estadio: ocho historias que fracasaron

En 2013 Azul Azul comenzará a construir el recinto y por fin la "U" contará con un recinto propio. Les presentamos los proyectos que no pasaron de ilusionar a los hinchas. (Diario La Tercera, 02 de abril de 2012).

Vista del Nacional en el recibimiento de la hinchada en el
partido "U" v/s Chivas en la Libertadores 2010.
Grandes, pequeños, techados, lujosos, mecanos. Los hinchas de Universidad de Chile han escuchado promesas de todo tipo para el estadio del club. Ninguna se cumplió. Pero hoy, en Azul Azul asumen como un proyecto clave el construir un recinto propio y ya tienen fecha para iniciar las obras: 2013. Y mientras buscan el lugar, con La Cisterna como comuna ideal pese a la oposición municipal, acá repasamos ocho casos de ilusiones que fracasaron.

EL MITICO ESTADIO MECANO
En la década de los 80, los dirigentes de Universidad de Chile compraron en Perú un estadio mecano. El problema es que no tenían donde colocarlo. Pasó el tiempo, la "U" empezó a sufrir problemas económicos y la estructura quedó botada en una bodega de la Zona Franca de Iquique. Después fue rematada.

ACA NO SE PUEDE
Las 127 hectáreas de la Ciudad Azul, en Lampa, siempre fueron el gran orgullo de René Orozco. En abril de 1997, el arquitecto Luis Alberto Reyes ganó 10 millones de pesos en un concurso del club para recibir proyectos. Pero no se incluyó un estadio. El timonel azul explicó que el terreno no reunía las condiciones para ese tipo de construcción. "Ahora estamos conversando con unos financistas sobre este asunto. El estadio podría estar en la Panamericana Norte, en unas 10 o 12 hectáreas, sería como el de Barcelona de Ecuador, con unas 200 suites, y con ellas alcanzaríamos a financiarlo", dijo en ese momento Orozco. 

PROMOVAL Y LOS SORTEOS
En 1993 Universidad de Chile estaba iniciando su proceso de cambio, con René Orozco como nuevo presidente. Y entre los proyectos para sacar a la institución de la crisis apareció la empresa uruguaya Promoval con la campaña "Tiempo de Hacerse Azul". La idea era captar 100 mil nuevos socios y financiar la Ciudad Azul, proyecto de 15 millones de dólares en un plazo de 10 años. Quienes se inscribieran como socios participarían en seis sorteos que en total ofrecían premios por casi 10 millones de dólares.

La campaña publicitaria captó sólo 24.000 socios con una recaudación total de 158 millones. Sólo se realizaron dos sorteos y se entregaron dos autos y algunos electrodomésticos. La Corfuch acusó a la empresa de incumplimiento contractual y nadie pudo responder a los nuevos socios de la U.

OFERTA PERUANA
En 1996, tras lograr el bicampeonato, Universidad de Chile recibió la propuesta de la empresa peruana Gremco, para construir sin costo un estadio idéntico al de Universitario de Lima. Se habló de una inversión cercana a los 25 millones de dólares. Pero las conversaciones se congelaron y nunca más se supo de Gremco.

LA PROPUESTA ELECTORAL
En 1998, Rafael Fazio, quien había formado parte de la directiva de Orozco, lidera la lista opositora en las elecciones. Y como bandera de su candidatura, presentó el proyecto "Estadio", a través de un expositor extranjero: Toll Dallamand. La inversión, con alta tecnología, tenía un costo de 53 millones de dólares, un plazo de construcción de dos años y se financiaría en un 80 por ciento con la venta de palcos privados (993 boxes de 23 metros cuadrados cada uno). La capacidad del recinto sería para 45 mil espectadores, y contemplaba un hotel, un centro comercial, una zona de restaurantes, áreas verdes y piscina. Como marquesina, el estadio tendría una cubierta de fibra para permitir el paso de luz natural y se ubicaría a 10 minutos del centro de Santiago. Fazio perdió las elecciones.

ECUADOR COMO EJEMPLO
En mayo del 2000 apareció Ricardo Martola, uno de los dueños de la empresa ecuatoriana Moconsa, que construyó los estadios "Isidro Romero" de Guayaquil y el de Liga Universitaria de Quito (LDU). Ofrecía de su bolsillo, y sin costo alguno para la "U", cinco millones de dólares para iniciar la construcción inmediatamente. La propuesta era un estadio similar al de la LDU, con capacidad para 55.400 espectadores. Contaría con 400 suites, con un valor comercial de 50 mil dólares cada una. Justamente a través de la venta de estos sectores (heredables) Moconsa lograría ganancias. No se concretó.

DEL ESTADIO A TRIBUNALES
Zoran Ciric era el representante legal de Pasat S.A., la empresa que a fines del 2002 le ofreció a Universidad de Chile un espectacular megaproyecto. El grupo proponía encargarse del marketing del club, construir en la Ciudad azul un estadio, un centro comercial y hasta un delfinario. Al final, terminaron con demandas cruzadas y sin estadio ni delfines.

En enero de 2003 Ciric presentó una querella en el 11° Juzgado del Crimen en contra de Orozco , por apropiación indebida y estafa por 300 millones de pesos. Acusó al nefrólogo de utilizar un cheque de su empresa para amortizar la deuda con la Tesorería General de la República. Orozco respondió que el cheque era a cuenta de una letra que Pasat les debía pagar a los azules por un millón y medio de dólares y que habían solicitado a la Tesorería su devolución a la empresa.

LA SOCIEDAD CON UNION ESPAÑOLA
En 2004 apareció un grupo de inversionistas estadounidenses, que representaban a capitales chinos, interesados en construir un estadio en Chile, techado y con capacidad para más de 50 mil espectadores. Ellos se encargarían de levantar el recinto y de usufructuar de su utilidad durante 10 años. En su búsqueda de un socio primero se acercaron a Unión Española, pero los hispanos necesitaban un estadio más pequeño, por lo decidieron incluir a Universidad de Chile como socio. Pero René Orozco, presidente de la "U", y Salvador Calera, timonel de los hispanos, no se pusieron de acuerdo.

Así, siguieron negociando con los inversionistas por separado. ¿El resultado? La "U" aún no tiene estadio y la Unión sigue en el Santa Laura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Es muy aburrido leer tantas opiniones escritas por "Anónimo". Ponte un nombre o nick de manera de que sea más fácil contestarte. Gracias por tu comentario.